viernes, 28 de noviembre de 2014

Fungus gnat: ciclo, infección y tratamiento

Esta tarde me he dedicado a inspeccionar el sustrato de algunas carnívoras y al ponerlo en la lupa binocular, fijaos con lo que me he encontrado:


Seguro que no es la primera vez que las veis, aunque puede que sea la primera que sea de tan cerca. Constantemente recibimos correos de cultivadores amateurs que al observar su sustrato detenidamente logran apreciar pequeñas larvas, incluso a veces en grandes cantidades,  y rápidamente nos envían un correo preguntando por su impacto en las plantas carnívoras.
Ahora mismo os lo aclaro, aunque primero os la presento, se trata de una larva de la comúnmente conocida como mosca del suelo o de la humedad (Fungus gnap), perteneciente a la familia Sciaridae y sí son fitófagas, es decir, se alimentan de partes de plantas, más concretamente de los tallos subterráneos y los filamentos de las raíces.
Como su nombre indica, abundan en sustratos húmedos y es muy común en las plantas carnívoras, cuyo sustrato está casi permanentemente húmedo. Para poder eliminarlas, es importante conocer su ciclo biológico, que tarda 28 días en completarese:


Muchas veces producen debilitación en nuestras plantas (especialmente en Dionaea muscipula) y observándose una reducción brusca del crecimiento, ennegrecimiento del rizoma, pérdida de hojas e incluso la muerte de la planta.
Aunque normalmente no suelen producir pérdidas severas en la producción, pueden llegar a ser molestas en grandes cantidades, incluso es bastante probable que si tenéis Droseras o Pinguiculas, podáis ver las mosquitas adultas atrapadas en sus trampas.

Tratamiento
Hay dos tipos de tratamiento y ninguno de los dos es perjudicial para las carnívoras:

  • Químico
    • Aceite de neem (azadiractina): bajo el nombre de Agronim, Fortneem o Tikineem. Pulverizar el sustrato con la solución comercial. Inofensivo para el medio ambiente
    • Imidacloprid: dañino para muchos organismos. Insecticida de amplio espectro.
      Ofensivo para las abejas. 


  • Biológico: utilizando parásitos naturales o depredadores de las larvas o adultos
    • Hypoaspis miles: ácaro depredador de plagas del suelo que ha mostrado resultados satisfactorios en la mosca del mantillo y Sciaridos en general. Tanto los adultos como las larvas son depredadores activos. Se aclimatan muy bien a la humedad. 
    • Steinerma feltiae: Nematodo entomopatógeno que parasita larvas de Sciaridae y otras moscas del mantillo. Penetra por la boca, ano o aberturas respiratorias de la larva provocándole la muerte en pocos días. Activos cuando la temperatura del sustrato está entre 10 y 30ºC. 
    • BMP123 (Bacillus thuringiensis): cepa de bacteria productora de la toxina cry, que mata las larvas de lepidópteros aunque también ha mostrado algunos resultados satisfactorios en la lucha contra las moscas del mantillo.