lunes, 21 de diciembre de 2015

Trasplante de plántulas de Dionaea muscipula

En la última entrada de septiembre os enseñamos la germinación de las semillas de Dionaea en tan solo 9 días y sin estratificar. Estas semillas han ido creciendo y al mismo tiempo han germinado muchas más. No obstante, en uno de los planteles el musgo ha ido creciendo hasta cubrir todos los alveolos y por lo tanto compitiendo con las plántulas de Dionaea muscipula por la luz solar.


 Esta situación implica un riesgo para las pequeñas plantas y por lo tanto deben cambiarse de sustrato. Para evitar la reaparición del musgo durante su crecimiento, se ha utilizado una mezcla a base de arena de sílice y turba en una proporción de 40-60% respectivamente. En esta mezcla la turba tiene la función de reducir el pH.





La baja densidad aparente del sustrato permite una elevada esponjosidad, y por lo tanto aireación del sustrato y respiración de las raíces, lo que facilitará el desarrollo de las plantas.

Cuando el sustrato está tan compactado debido al musgo, su extracción para el trasplante puede provocar la rotura de las raíces. En este proceso unas pinzas de punta fina nos facilitarán mucho las cosas. 



A pesar de ser tan pequeñas, ya presentan coloración rojiza en sus trampas.


Al depositar las plantas en el sustrato deberemos ir con mucho cuidado de que las raíces queden íntegramente enterradas, procurando que las hojas queden al exterior y puedan recibir luz solar suficiente para desarrollarse. 


Es importante que reciban mucha luz, evitando el sol fuerte del mediodía, por este motivo, otoño es un buen momento para su siembra, ya que podrán recibir el sol de todo el día sin peligro de sufrir quemaduras por el sol o muerte por deshidratación.