martes, 26 de diciembre de 2017

Pantano exterior 1

26.12.2017

Justo a la entrada del vivero, a la izquierda encontramos un pantano de 120x80x16 cm hecho de madera y montado sobre un palé. Tiene un plástico impermeable en su interior para evitar el drenaje del agua.
En realidad es una zona de dos pantanos, con dos alturas, y en la parte inferior iban los tulipanes que compré en holanda el verano 2017, pero para una mejor estética el pantano inferior he decidido que irá un pantano de Dionaea muscipula con cultivares diferentes, ya que los tulipanes solo tienen flor en primavera y pasado este tiempo, se refugian de nuevo en el bulbo, por lo que el pantano quedaría seco.


Pantano 1 superior e inferior
El pantano superior está compuesto por varias Sarracenias y Dionaeas, con base de turba+arena+perlita y un acolchado superior de musgo Sphagnum. Además, consta de restos de ramas de pino como decoración, ya que recordemos que las plantas carnívoras viven en pinares abiertos. El pantano se empezó en Octubre de 2017, justo en el momento en que las plantas carnivoras de norte américa habían empezado la hibernación.

Pantano 1 zona superior en invierno 2017

Las especies que forman parte de este pantano son:
  • Sarracenia flava var flava
  • Sarracenia flava var ornata x oreophila
  • Sarracenia (leucophylla x psittacina) x leucophylla
  • Sarracenia purpurea sp purpurea
  • Sarracenia minor var okefenokensis
  • Sarracenia leucophylla
  • Sarracenia hibrido desconocido
  • Dionaea muscipula

9.05.2018

Tras una entrada tardía a la primavera, meteorológicamente hablando con casi 1 mes de retraso, las plantas carnívoras del exterior por fin exhiben su auténtica belleza. Y es que en esta época del año, con temperaturas suaves y lluvias generosas los pantanos apenas tienen que regarse ya que recordemos que al no disponer de drenaje, el agua se acumula en su interior, lo cual favorece que con la mayor radiación solar los pantanos se vuelvan de color verde por el vigoroso crecimiento del musgo Sphagnum.
A estas alturas, apenas han recibido un riego o dos, pero siguen aguantando con las lluvias periódicas.
Pantano 1, vista general
Pantano 1 tras un riego abundante
Aunque a alguien le pueda parecer perjudicial el exceso de agua, en realidad no es así, ya que recordemos que son plantas que en la naturaleza habitan zonas pantanosas con turba, sphagnum y arena de sílice. En los habitats naturales que he visitado, he podido observar gran cantidad de arena.
En realidad aguantan tanta agua porque tienen una ruta metabólica llamada ruta resistente al cianuro que les permite obtener energía incluso en escasas cantidades de oxígeno que se encuentra en el sustrato, por no decir que es prácticamente inexistente cuando están inundados, pero eso ya es otro tema. 
Musgo Sphagnum en crecimiento

Y por supuesto, ahí está, lo que da vida y belleza al pantano, el musgo Sphagnum. Es importante no confundirlo con el musgo Polytrichum, muy invasivo y denso para el correcto desarrollo radicular de las plantas.
Ejemplar de Sarracenia (leucophylla x psittacina) x leucophylla

Con el excelente equilibrio de sol y agua de esta primavera, con 346,5 mm de agua acumulada en lo que llevamos de año, las plantas han despertado con gran fuerza y belleza. De hecho diría que las trampas duran más tiempo sanas que otros años. Puesto que ya sabéis que las Sarracenia van renovando las hojas.  En la imagen superior se alza la Sarracenia (leucophylla x psittacina) x leucophylla, un híbrido muy vigoroso especialmente a finales de Agosto.  Veremos su evolución a lo largo del año.
Dionaea muscipula "Akai ryu" despertando en el pantano

Las princesas del pantano no se quedan atrás y empiezan a fabricar las bonitas trampas erguidas que irán sustituyendo progresivamente por las trampas decumbentes y postradas, aunque debo decir que prefiero estas.
A partir de ahora lo más importante es vigilar la cantidad de agua del pantano y evitar a toda costa que el musgo se seque, puesto que si eso sucediera le costaría mucho volver a ser verde, perdiendo el pantano toda su esencia.

30.07.2018

Es verano, el agua en superficie escasea en Mallorca y los animales quieren (y queremos) beber y si es fresca, mucho mejor. Además, la mayoría de las aves aprovechan la primavera para fabricar nidos y reproducirse, encontrando en los pantanos el lugar ideal para buscar el material de construcción.
El mejor de todos parece ser el Sphagnum, y las aves no dudarán en remover y revolotear para romper las fibras y llevarse su premio. Por si fuera poco, no todas las aves lo ven como material de construcción, muchas otras (como los mirlos, insectívoros) lo ven como un estorbo y no dudarán en escarbar en él para buscar lombrices u otras larvas de insectos como manjar.  Esto es lo que ha pasado con el bonito pantano que teníamos en primavera y así nos lo han dejado:
Pantano 1, vista general tras ataques continuados de aves
Durante este proceso incluso pueden llevarse por delante algunas plantas carnívoras y dejar el musgo. 
Algunas Dionaea muscipula han desaparecido y el musgo está destrozado

Como en este caso, que o bien porque las han desenterrado y llevado o bien porque las han defoliado y han terminado con ellas, las Dionaea muscipula ya no están, exceptuando alguna que no está en su mejor estado por un ataque de oruga (ya exterminada):
Dionaea muscipula dañada por oruga
Así que hemos decidido tomar medidas al respecto para evitar que se degrade aún más. Es posible que de cara a esta temporada no se pueda recuperar del todo la belleza del pantano, puesto que para que un pantano empiece a madurar el tiempo mínimo es 1 mes, pero puede tardar fácilmente 2 meses, lo que nos lleva a finales de Septiembre, pero veremos. Ah, por cierto, no sé si os habéis fijado pero también ha muerto la Sarracenia alata situada en la derecha del pantano. Esta no ha sido por las aves, sino porque si, puede que un hongo o quién sabe, porque no se encontraba a gusto.

Lo primero que hemos hecho ha sido restablecer el musgo con musgo parcialmente deshidratado que hemos puesto en remojo previamente para hidratarlo y que empiecen a germinar las esporas y rebrotar.
El musgo es el toque importante para que un pantano parezca lo que es, y en verano es complicado que en nuestros climas cálidos se vuelva de color verde intenso, pero si se riega abundantemente hasta casi encharcarlo no es imposible.
Acto seguido hemos reintroducido algunas plantas para sustituir las dañadas, como esta Sarracenia wrigleyana x desconocido que ocupará el sitio de la Sarracenia alata y numerosas Dionaea muscipula, una de las cuales hemos escogido es Dionaea muscipula "akai ryu".

Sarracenia wrigleyana x desconocido
Nuevas Dionaea muscipula en el pantano
Hemos aprovechado para eliminar hojas viejas de primavera ya secas, especialmente en Sarracenia flava e híbridos y eliminar juncos y otras "malas hierbas" para dejar el pantano listo para seguir madurando.


Obviamente no ibamos a cometer el mismo fallo de dejarlo desprotegido, y como en esta parte del vivero no tenemos el espantapájaros (ver vídeo) lo hemos cubierto con una jaula de madera y malla electrosoldada de 1 x 1 cm y 1 metro de altura, por lo que cualquier ave se quedará fuera. Ahora si, así si!